Find a Physician
select

Related Links

Library Multimedia Healthy Living Health Centers Your Family En Español Interactive Tools

Get Adobe Flash player

A-A+Home | Print | Email | Add This | Adjust text size

Back to pediatric spanish conditions

Presión arterial alta en niños y adolescentes

¿Qué es la presión arterial?

La presión arterial, que se mide con ayuda de un manguito para medir la presión arterial alrededor del brazo o la pierna, es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias.

Cuando se mide la presión arterial, se registran dos cifras:

  • La cifra más alta, o presión sistólica, se refiere a la presión más alta en el interior de la arteria. Esto ocurre cuando el corazón se contrae y bombea la sangre hacia el cuerpo.

  • La cifra más baja, o presión diastólica, se refiere a la presión más baja en el interior de la arteria. Esto ocurre cuando el corazón está en reposo y se está llenando de sangre.

Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias, lo que produce la presión arterial más alta (la presión sistólica) cuando el corazón se contrae y la presión arterial más baja (la presión diastólica) cuando el corazón se relaja.

Tanto la presión sistólica como la diastólica se miden en "mm Hg" (milímetros de mercurio).

¿Qué es la presión arterial alta?

La presión arterial alta implica una presión más alta de lo normal dentro de las arterias durante la sístole (cuando el corazón se contrae y bombea sangre hacia el cuerpo) o durante la diástole (cuando el corazón está en reposo y llenándose de sangre).

  • Si la presión es alta durante la fase de bombeo (sístole), será alta la primera cifra registrada como lectura de presión arterial (la presión sistólica).

  • Si la presión es alta durante el período de descanso (diástole), será alta la segunda cifra registrada (la presión diastólica).

La presión arterial alta también se denomina hipertensión.

¿Se obtiene siempre el mismo valor de presión arterial?

La presión arterial puede verse afectada por muchos factores, entre los que se incluyen los siguientes:

  • La hora del día. La presión arterial fluctúa cuando estamos despiertos y es más baja cuando dormimos.

  • Actividad física. La presión arterial es, generalmente, más alta durante el ejercicio e inmediatamente después, y más baja cuando el cuerpo está en reposo.

  • Los estados de ánimo y el estrés. Las emociones (como por ejemplo, el miedo, el enojo o la felicidad) pueden afectar la presión arterial.

  • La edad, la altura, el peso y el sexo. Todos estos factores pueden afectar la presión arterial.

  • Otras enfermedades presentes o los medicamentos que toma. Otras enfermedades, incluidas las enfermedades renales y cardíacas, afectan la presión arterial, al igual que pueden hacerlo algunos medicamentos.

Los adolescentes pueden estar nerviosos en el consultorio del médico, debido a que no saben qué puede pasar. Su médico sabe que muchas de las emociones relacionadas con la visita a una clínica pueden afectar la presión arterial y proporcionar valores altos erróneos.

Cuando su hijo esté tranquilo, el médico o la enfermera le medirá varias veces la presión antes de determinar si tiene presión arterial alta.

¿Cuándo se considera que la presión arterial es demasiado alta?

La presión arterial varía según la edad, la estatura, el peso y el sexo de su hijo. Por ejemplo, un bebé puede tener una presión arterial bastante normal de 80/45, mientras que dicho valor en un adulto se considera bajo. Un adolescente puede tener una presión arterial aceptable de 110/70, pero este valor sería preocupante en un niño que empieza a caminar. Generalmente, la presión arterial es baja en los primeros meses de vida y aumenta lentamente a medida que el niño crece. La presión arterial es levemente más alta en los niños que en las niñas, y las personas de mayor estatura, generalmente, tienen una presión arterial más alta que las personas de menor estatura.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre ("NHLBI", por sus siglas en inglés) ha confeccionado una serie de tablas de presión específica por edad y sexo para niños de 3 a 17 años, basadas en percentiles. Proporcionan un rango de valores de presión arterial basados en la edad y la estatura de su hijo. Según las tablas, si los valores de la presión arterial de su hijo adolescente superan el 90 a 95 % de los valores de otros varones o mujeres de su edad y estatura, entonces podría tener presión arterial alta.

¿Por qué es una preocupación la presión arterial alta?

La presión arterial alta, o hipertensión, se traduce en un aumento directamente proporcional de riesgos de tener cardiopatías coronarias (infarto) y accidente cerebrovascular.

Los infartos y los accidentes cerebrovasculares relacionados con la presión arterial alta no son habituales en niños y adolescentes. Aún así, la presión arterial alta puede comenzar sin ningún otro síntoma o señal y continuar sin detección durante años, si no se toma la presión. Si hay presión arterial alta sin diagnosticar en la niñez, aproximadamente a los 20 años, los jóvenes pueden empezar a sufrir los efectos perjudiciales en el corazón y los vasos sanguíneos que pueden derivar en infartos y accidentes cerebrovasculares.

¿Cuáles son las causas de la presión arterial alta?

La presión arterial se clasifica como "primaria", o sin una causa determinada, y "secundaria", o relacionada con una enfermedad o una comportamiento.

Entre los factores de riesgo de la hipertensión primaria en los adultos y posiblemente en los niños y los adolescentes, se incluyen los siguientes:

  • niveles altos de colesterol en sangre;

  • sobrepeso;

  • inactividad;

  • tabaquismo.

Entre las causas secundarias de hipertensión en niños y adolescentes, se incluyen las siguientes:

  • enfermedades renales y cardíacas;

  • el uso de medicamentos recetados (como los esteroides o los anticonceptivos orales) o drogas recreativas ilegales (como la cocaína).

¿Quiénes corren riesgo de padecer presión arterial alta?

  • La hipertensión primaria (con causa desconocida) es la causa más común de presión arterial alta en adolescentes y adultos, pero es menos común en los niños.

  • Muchos de los niños con presión arterial alta también tienen familiares adultos con hipertensión, por lo que podría existir un aspecto hereditario de la enfermedad.

  • Existe una mayor incidencia de presión arterial alta en los niños afroamericanos a partir de los 12 años de edad y hasta la edad adulta.

  • El incremento en los índices de obesidad ha aumentado el riesgo de que los niños padezcan presión arterial alta.

¿Cómo se diagnostica la presión arterial alta?

Es posible que el médico de su hijo adolescente observe valores altos de presión arterial durante una visita de rutina al consultorio. Medir la presión arterial en situaciones de calma y descanso en diferentes ocasiones (con diferencia de días, semanas o meses) proporcionará mejor información para dilucidar si la elevación de la presión arterial es continua o se debe al miedo o al estrés.

El médico de su hijo adolescente preparará la historia clínica, e incluirá información sobre los hábitos alimenticios, el nivel de ejercicio, las actividades hogareñas y escolares y los posibles factores de estrés. También podría realizarle un examen físico.

Las pruebas de diagnóstico adicionales, como los análisis de sangre y orina y el análisis de los riñones mediante ultrasonido, pueden ayudar al médico a determinar el origen de la presión alta en su hijo.

Tratamiento para la presión arterial alta

El tratamiento específico para la presión arterial alta será determinado por el médico de su hijo adolescente basándose en lo siguiente:

  • la edad, el estado general de salud y la historia clínica de su hijo;

  • la magnitud de la afección;

  • la tolerancia que su hijo tenga a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas de la evolución de la afección;

  • su opinión o preferencia.

Si se detecta una causa secundaria (por ejemplo, una enfermedad renal), se tratará la enfermedad. Si no se determina ninguna causa, el primer enfoque del tratamiento frecuentemente implica la introducción de cambios en el estilo de vida, entre ellos, los siguientes:

  • adelgazar;

  • más actividad física;

  • una dieta saludable.

Estos cambios pueden reducir la presión arterial sistólica y diastólica, fortalecer el corazón y disminuir el colesterol en la sangre. Todos estos pasos son importantes para evitar enfermedades cardíacas en la adultez.

La presión arterial alta, por lo general, responde bien al tratamiento con estas modificaciones a un estilo de vida sano. Los medicamentos para controlar la presión arterial alta, por lo general, no se necesitan en los niños y los adolescentes con este trastorno.